Aneurismas rotos: que son, como tratarlos

Los aneurismas son dilataciones de una arteria cerebral que, si se rompen, pueden provocar una hemorragia subaracnoidea. Se manifiestan con un fuerte dolor de cabeza, a menudo con irradiación nucal.

Hay dos opciones de tratamiento: tratamiento neuroquirúrgico y endovascular.

¿Qué son los aneurismas rotos?

Un aneurisma es una dilatación de una arteria cerebral. El tamaño puede variar desde unos pocos milímetros hasta lesiones, llamadas “gigantes”, con diámetros superiores a 2.5 cm.

Los aneurismas pueden afectar a cualquier arteria cerebral, aunque con diferente frecuencia y en ocasiones con diferentes síntomas.

Los aneurismas, además de su tamaño y ubicación, se pueden dividir en dos grandes familias: aneurismas rotos y aneurismas no rotos.

Los aneurismas rotos son los que provocan hemorragia subaracnoidea

El cuadro clínico del paciente varía desde un simple dolor de cabeza hasta el coma.

La hemorragia subaracnoidea, que se produce como consecuencia de la rotura de un aneurisma o de cualquier malformación en el cerebro, consiste en un derrame de sangre en los espacios subaracnoideos. El cerebro parece "pintado de sangre".

La incidencia de la enfermedad es de 10 casos por cada 100,000 personas con mortalidad o problemas de salud graves en el 60% de los casos.

Estas cifras son indicativas de una enfermedad grave y compleja con un gran impacto familiar y social.

Un tercio de los pacientes no llegan al hospital por muerte súbita.

Por tanto, está claro que saber interpretar los síntomas y llamar con prontitud al 118/112/911 se vuelve crucial en una patología donde el factor tiempo es tan importante.

¿Cuáles son las causas de los aneurismas rotos?

Aproximadamente el 4-5% de la población son portadores de aneurismas, pero solo un número muy pequeño de estos presentará signos.

El aneurisma se localiza frecuentemente en la bifurcación de los vasos cerebrales, signo de que la causa suele ser embriológica.

Una vez formada, su historia natural es variable. Los cofactores importantes son la hipertensión arterial, el tabaquismo, los aneurismas múltiples y las enfermedades del tejido conectivo.

¿Cuáles son los síntomas de los aneurismas rotos?

En el caso de aneurismas rotos con sangrado, el aneurisma se hace evidente después del sangrado.

El síntoma más común es un fuerte dolor de cabeza, a menudo con irradiación de la nuca; este dolor de cabeza se describe como repentino.

A menudo se asocian confusión, fotofobia, trastornos de los nervios craneales (trastornos de la motilidad ocular).

A veces también hay un hematoma intraparenquimatoso con las consiguientes alteraciones motoras.

El coma es común.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza en la sala de emergencias donde la tomografía computarizada muestra la hemorragia.

Una vez hecho el diagnóstico, se decide realizar un ANGIOTAC (una tomografía computarizada normal que resalta los vasos cerebrales y se realiza con medio de contraste).

En casos dudosos se realiza una angiografía cerebral (anestesia local en la ingle, cateterismo a través de la arteria femoral para llegar a los vasos intracraneales y se inyecta contraste, obteniendo una visualización dinámica completa del flujo cerebral).

de Semillas

Las Unidades Operativas implicadas en el manejo del paciente con patología neurovascular suelen ser:

  • Neurocirugía
  • Unidad de carrera
  • Neurorradiología intervencionista
  • Neurorrinoplastia
  • Neuropsicología
  • neurorrehabilitación

Si el equipo multidisciplinar ha dado una indicación de tratamiento, existen dos posibilidades:

  • Tratamiento microquirúrgico
  • Tratamiento endovascular

El tratamiento endovascular no es una alternativa a la microcirugía, sino una verdadera elección de intervención.

Algunos aneurismas tienen indicación de cirugía, otros de tratamiento endovascular.

Corresponde al equipo evaluar el tratamiento de elección en cada caso.

El tratamiento microquirúrgico consiste en excluir el saco aneurismático colocando uno o más “clips” (pequeños alfileres) a nivel del cuello de la malformación.

Se realiza con la ayuda de la tecnología más moderna:

  • Microscopio quirúrgico
  • Fluoroangiografía intraoperatoria
  • Monitorización neurofisiológica intraoperatoria
  • Endoscopia 3D
  • Microdoppler intraoperatorio

Los riesgos son limitados, dado que los vasos cerebrales descansan en la superficie del cerebro y no en el interior, y que el procedimiento microquirúrgico, por tanto, “trabaja” en la superficie sin atravesar el tejido cerebral.

El uso de “monitores intraoperatorios” para la evaluación motora y sensorial del paciente durante el curso del tratamiento es esencial.

El tratamiento endovascular es un procedimiento de angiografía normal que consiste en llegar a los vasos cerebrales a través de la arteria femoral y rellenar el saco aneurismático con pequeños filamentos de titanio o colocar stents (pequeños cilindros de materiales maleables) que excluyen el aneurisma del cerebro.

Los riesgos están relacionados con la posibilidad de eventos isquémicos transitorios o permanentes (mayor en stents que en coils) y en la posible rotura del aneurisma intraprocedimiento.

Lea también:

Hemorragia cerebral, ¿cuáles son los síntomas sospechosos? Alguna información para el ciudadano común

Aneurisma cerebral: qué es y cómo tratarlo

Accidente cerebrovascular, la relevancia de la telemedicina en las unidades de accidentes cerebrovasculares de EE. UU.

Fuente:

Humanitas

Puede que también te guste